un paseo por la franja: Esta noche de recuerdos... (Maño I al VI) un paseo por la franja: Esta noche de recuerdos... (Maño I al VI) un paseo por la franja: Esta noche de recuerdos... (Maño I al VI)

viernes, 12 de febrero de 2010

Esta noche de recuerdos... (Maño I al VI)



Este brindis por el Maño...



Escribe Joselo G. Olascuaga
Fotos: Fernando González


Capítulo 1

Cuando voy a Salto se juntan los amigos del club Ferrocarril con los de la Selección y comemos un asado. Recordamos siempre las mismas cosas y siempre terminamos riéndonos de lo mismo. Nos acordamos de cuando Míguez fue a jugar a Salto con Peñarol, del gol que yo erré abajo del arco en una final del Litoral y de cuando íbamos a jugar a Río Negro y nos tiraban con piedras, con botellas, nos tiraban con todo. Teníamos gente que bancaba, el Ruben Grassi, Macaraco Cardozo, Clive Pérez y el loco Pérez, el Coco Rocha, Ivo Beltramelli, el Bocachón Gómez, Pinocho Sanabria, Coyungo Burdín, Espinaca Texeira, y yo era un gurí de dieciséis años, que cuando erré aquel gol sin golero a tres metros del arco, quedé tirado en el área chica, deshecho. Entonces vino a levantarme el talentoso del cuadro, el Ruben Grassi.

-Levantate gurí, que en el próximo ataque lo hacés.

Íbamos tres a tres y faltaban dos minutos. A la jugada siguiente la agarró Grassi y me dejó solo, de macho frente al arquero, "tomá, Vago, hacelo". Ganamos cuatro a tres.

A mí me decían "el Vago" por mi andar cansino, en chancletas. Yo vivía frente al estadio Dickinson, mi casa estaba sobre la ruta y daba para el arco. Entonces yo ponía una escalera para mirar los partidos y cuando la pelota salía a la calle, la devolvía. Esa era mi misión. Estaba en la escalera mirando el partido y cuando la pelota caía, para el lado que cayera, tenía que bajar de la escalera, salir corriendo y devolverla para adentro.

Cuando tuve edad para probarme, trece, catorce años, cruzaba la ruta, caminaba diez metros con mis chancletas y entraba a la cancha a practicar. Entonces decían "ahí llega el vago de la selección", pero en son de broma, porque yo era el más jovencito de todos y era una selección de gente fuerte, para ir a jugar a Paysandú, ir a jugar contra Artigas, que era bravo, gente de muy buen juego... A mí en el fútbol y en la vida también, me mimaron bastante, en el Club Ferrocarril era el muchachito mimado. Yo no trabajaba y me daban para las cosas que todo muchacho necesita; siempre me ayudaban, me orientaban. Yo pertenezco a una familia de trabajo, mi padre trabajaba en el telégrafo, mi madre era ama de casa, somos cinco hermanos, y todos del Ferrocarril, toda la vida del barrio.

Una tarde llegó Peñarol a jugar al Dickinson, llegó con mi ídolo, Oscar Omar Míguez y yo me arrimé a pedirle un autógrafo en el vestuario, porque coincidió que jugamos de preliminar la final de los colegios de Salto, la escuela número ocho contra la escuela número tres. Miguez me firmó y además me revolvió el pelo y me alentó. No me olvidé nunca de eso. Para mí fue importantísimo. Después, cuando vine a jugar a Montevideo; yo a veces, cuando podía iba a verlo, era mi ídolo. Por eso ahora no me gusta cuando veo algún jugador que esquiva a los botijas que le piden autógrafos. Yo prefiero tener una imagen de los futbolistas irremplazable, eso que hizo en el vestuario Míguez cuando yo estaba ahí. Después tuve la oportunidad de conocerlo más, de estar con él, de compartir una cancha con mi ídolo, cosas que uno tiene muy guardadas. Yo me acuerdo en el año 76, cuando hicieron una selección para jugar contra Argentina a beneficio de una guardería infantil y un hogar de ancianos, estaban Roberto Sosa, Luis Maidana, William Martínez, el Piolin Cincunegui, el pelado Daboine, Miguel del Britos, Gregorio Pérez, Collazo, Tito Goncalvez, Joya, Spencer, Cubilla, yo que sé, una cosa impresionante y estaba Julio Pérez. Cuando se va del vestuario, Julio nos dice: "muchas gracias". Y lo decía de verdad, cuando éramos nosotros los que teníamos que agradecer haber estado con él un ratito en un vestuario.

Yo creo que el futbolista es un ser noble porque participa de algo que no hay en el mundo nada comparable, un deporte donde con un elemento pueden jugar treinta, cuarenta chicos, que es el único que se hace con la habilidad del pie y tiene reglas de solidaridad, de espíritu de grupo, de disciplina y te enseña con ese elemento a compartir.

Continúa en nota relacionadaEscribe el resto de tu post aquí.

Fecha: 08/08/07

Fuente: tenfieldigital

Compartir en FACEBOOK

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy buena la publicaciòn del reportaje a Maño Ruiz ; siempre fue y serà un grande de verdad, nos emociona y enorgullece como ferrocarrilero contarlo entre los màs destacadas y galardonados de nuestro paìs y de Amèrica, como persona, jugador internacional y tècnico mundialista ; gracias por todo SEÑOR MAÑO RUIZ .-
Hace 12 minutos · Denunciar




Respeta las reglas:

Por el momento los comentarios se publican en forma inmediata.

Serán eliminados los comentarios que no respeten las reglas:
- El comentario debe estar relacionado a la nota.
- No realices comentarios de tipo SPAM.
- No incluyas links o direcciones de correo innecesarios.
- No incluyas ofensas, amenazas, insultos o contenido violento.

Nota: Los comentarios realizados por los hinchas no necesariamente reflejan las opiniones del sitio.


ESCRIBE TU COMENTARIO A CONTINUACIÓN: